Gran avance quirúrgico en el Hospital de Diagnóstico

Al efectuarse cirugías urológicas invasivas también aumenta la probabilidad de daño al esfínter urinario externo, perdiéndose la capacidad de contener la orina y de sufrir una fuga constante que se conoce como, "incontinencia urinaria".

En el hombre, para corregir de la incontinencia urinaria leve, se usan mallas de compresión uretral. Para la incontinencia severa lo más conveniente y avanzado es la utilización de un Esfínter Urinario Artificial.

Al inicio del 2014, el Doctor Hugo Iraheta Martí de la Unidad de Urología del Hospital de Diagnóstico implantó con gran éxito, el primer Esfínter Urinario Artificial en El Salvador.

El Esfínter Urinario Artificial consiste en una bolsa de silicona con un líquido para aumentar la resistencia al paso de orina por la uretra. Esta tiene tres componentes: Una manga de oclusión alrededor de la uretra, una bomba de control en el escroto y un balón de regulación que va por delante de la vejiga. Cuando el paciente desea vaciar la vejiga, presiona la bomba reguladora para que la manga de oclusión permita el paso de la orina por la uretra. Después de un tiempo el balón de regulación automáticamente volverá a comprimir la uretra y evitará que se fugue la orina.

Después de 6 semanas de instalado, el dispositivo se activa y el paciente va a permanecer seco y podrá realizar sus actividades con toda normalidad, sin miedo de perder involuntariamente orina y estar siempre mojado y con olores desagradables.

Regresar